martes, 27 de abril de 2010

El tiempo no espera.


Hablemos del tiempo que perdemos.

Hablemos del tiempo que perdemos discutiendo. Hablemos del tiempo que perdemos llorando. Hablemos del tiempo que empleamos en lamentarnos y excusarnos. Hablemos del tiempo perdido.
Siempre he considerado que el tiempo puede ser nuestro mejor amigo o nuestro mayor enemigo, dependiendo que como lo usemos. Si somos lo suficientemente inteligentes para llegar a obtener la capacidad de saber administrar nuestro tiempo, lo podremos tomar como nuestro mejor aliado; en cambio, si no tenemos la gran capacidad de saber emplearlo correctamente, y si lo malgastamos, las agujas del reloj no caminarán a nuestro favor.

¿Y si en vez de perder tiempo odiando, que no trae nada bueno, lo utilizamos para dar amor y querernos? ¿Y si en vez de perder tiempo llorando y derramando lágrimas, hinundamos nuestro mundo con carcajadas de risa causadas por la alegría?

Sinceramente, a veces no somos capaces de apreciar lo que tenemos. No somos capaces de apreciar lo ricos que podemos llegar a ser, porque cuando perdemos dinero lo podemos recuperar, cuando se nos pierden las llaves podemos hacer otras, pero cuando perdemos el tiempo no lo podemos volver a recuperar jamás.

EL TIEMPO ES LO ÚNICO QUE NO SE RECUPERA.
¡Vamos a aprovecharlo!

0 opiniones: