viernes, 30 de abril de 2010

Siéntete orgullosa.


Allí estaba ella. Esperándolo. Seguramente, nunca había estado tan nerviosa en su vida. Le temblaban las piernas, y no podía encontrar ninguna postura cómoda; ni sentada, ni de pie.

Él no llegaba. Pasaron los minutos y las horas eternamente. Nadie aparecía por allí.

¿Se había olvidado? Eso denotaría poca importancia hacia ella...

Sin embargo, ella en vez de ponerse a llorar como una niña tonta, dio media vuelta, y emprendió su camino. Cuando llegó a la puerta de su casa, se paró, levantó la cabeza y caminó orgullosamente. Estaba orgullosa porque no se había lanzado sin antes saber como era él de verdad. Estaba contenta de no ser igual que las demás chicas.

2 opiniones:

María dijo...

Oh *.* Me encantan tu vestido.
Por cierto, ¿de dónde eres?

Carla (: dijo...

Eleeens! me gusta tu Blog! :D
estoy preparando el mío, ya te aviso!

ESPERO QUE ME SIGAS! ñ.ñ

(L)!