lunes, 7 de junio de 2010

¿Para qué andar por la tierra pudiendo volar?


Sus grandes brazos me rodeaban. Brazos protectores que me cuidaban del mal.

Antes cabía en esos brazos, hace años... en los brazos del hombre de pelo rubio y ojos azules. Me colocaba en sus hombros y entonces éramos de dos pisos, aunque yo solo contara como medio porque era una enana. Una enana feliz cuando veía el mundo desde arriba. Ahora he crecido, por consiguiente, lo sigo viendo desde arriba.

Siempre he visto el mundo desde arriba. Puedo volar. Puedo elevarme.

2 opiniones:

Cynthia flies! dijo...

Yo también puedo volar, y he volado, pero ahora no estoy volando.
Ahora creo que se me rompieron las alas, y las tengo que arreglar para volver a alzar el vuelo :)

No preguntes porque te digo esto, digamos que no paso por el mejor momento. Por cierto, ME ENCANTA! (L) Como siempre :)

DIRTYGLAM dijo...

bonito blog!(: