martes, 1 de junio de 2010

Rara.


Yo. Yo soy así. Así de rara.

Seguramente soy la única o una de las pocas personas, que son capaces de acertar en lo que todo el mundo falla, en el error más fácil; y luego, puedo fallar en lo que generalmente la humanidad suele acertar.

También soy la ley de Murphy personificada, si algo tiene que salir mal, sale mal cuando estás conmigo, justo en ese preciso momento, ni un segundo más ni un un segundo menos; sino precisamente cuando yo aparezco en escena.

Soy la persona que te lo fastidiará todo, es como que está predestinado. Soy experta en cagarla y en meter la pata hasta el fondo. Y me río cuando hay que llorar, y lloro cuando debo reír. Supongo que la naturaleza se cebó conmigo... y aunque me gustaría ser menos rara, no me afecta. He aprendido la lección.

Aprende a convivir con lo que eres. Acéptate. No vayamos a acabar como Kurt Cobain, que lo mató su único defecto: no quererse a sí mismo.

Sinceramente, quiero acabar bien. Realizarme. Otra cosa que también me consuela, es saber que lo exótico y lo raro van de la mano; entonces, lo exótico a veces triunfa...

1 opiniones:

Cynthia flies! dijo...

Te comprendo mi cuchirrifritín! (L) :)
me encanta esta entrada, en serio
Como lo expresastes y todo, me encanta! (K)