miércoles, 30 de junio de 2010

Postal extraviada.


Esto es como esa postal extraviada en la oficina de correos, nunca llega. Todos la esperan, esperan recibirla, verla; pero jamás llega a su destino.

Se queda por el camino.

Lo peor de todo es que nunca sabremos el mensaje de la postal; pero aún estamos a tiempo de redireccionarnos y no ser nosotros los que nos perdamos en el envío.

0 opiniones: