martes, 13 de julio de 2010

Sabores y olores.


Todos tenemos preferencias, absolutamente todos. Algunos prefieren un helado de fresa antes que uno de chocolate. Todo eso es entendible, ya que cada quien tiene sus gustos personales.

Pero porque yo prefiera el helado de chocolate, no quiere decir que me vaya a poner mas gorda, ni que se me vaya a caer la cara a trozos por no haberme comido el de fresa. No por eso paso a ser más ni dejo de ser menos.

También pasa eso con los olores, yo puedo tener preferencia sobre una fragancia. A lo mejor decido gastarme diez euros en un perfume que me guste más que uno que vale cincuenta. Mientras me guste a mí, voy bien y estoy contenta. Al fin y al cabo, es para mí. Solamente, unicamente, exclusivamente para mí.



1 opiniones:

Cynthia flies! dijo...

Me encanta!! (L) O.O

en serio, tiene mucha razón y mucha verdad :)