miércoles, 18 de agosto de 2010

Sincronización.



Sincronización es cuando tiemblan tus piernas al son del tartamudeo de mí voz.


Aquella sombra que va tomando la forma que la imaginación solicite y requiera. Cada vez más cerca, y así aumentando las frías sensaciones que, en su día, amenazaron con volver, y de momento lo están haciendo, ¡vaya si lo están haciendo!

Volviendo mi cuerpo gélido y mi mente distante, como antes. Desafortunadamente son las consecuencias de la batalla sin ganar, pero tampoco sin perder. Es como correr a lo largo de un muro que no tiene fin y no te deja ver lo que hay detrás. Como el muro de Berlín antiguamente.

Es una pena.

Quiero que mí voz vuelva a tartamudear.







Foto:
Berliner Mauer (muro de Berlín).

0 opiniones: