sábado, 26 de marzo de 2011

Filosofía de playa.


Vivo a quince minutos de la playa yendo en coche. Media hora en guagua.

Les dije a mis amigas "oye, ¿y por qué no vamos esta noche, y aunque no nos vayamos a bañar porque el tiempo está malo, pues cenamos en la arena y charlamos un rato?" Así fue.

Cogimos la toalla, pillamos un par de pizzas, una imitación barata de Coca-Cola en la ausencia de un par de cervezas y sobre todo, ganas de filosofar.

Agua fría. Piedras, muchas piedras.
Acabamos bañandonos.

Y en medio del atardecer nos reímos y disfrutamos de algo natural. Vivimos. Sentimos felicidad.

1 opiniones:

Cynthia flies! dijo...

Lo pasé genial, hay que repetirlo! :D
Te quiero mi guiri guapa! *.*