viernes, 17 de septiembre de 2010

Imperfectamente perfecto.

Quizás sea mejor que una anfeta, o el colocón de un porro bien fumado. Puede ser también más deprimente que la bajona de después de haberte bajado una botella de vodka entera, o el subidón de una raya de coca... tal vez todo esto sea más emocionante, pero nunca podrá suplir una caricia y un par de besos dados con verdad.

Si las palabras han de promulgar la verdad, ¿por qué no los besos?

Lo verdadero es lo que triunfa, es lo bonito, lo elegante... lo imperfectamente perfecto.

3 opiniones:

Reneses dijo...

Quien no tiene besos, tal vez prefiere imaginárselos, a no tenerlos...

Un golpe de buena suerte. dijo...

Que entrada más chula *__*

glolekisde dijo...

adoro a kurt cobain!